Qué pueden aprender los bancos de empresas como Google y Facebook

Gabriel Roitman CEO de Finvox
Si te digo que existe un único cambio que puedes implementar en tu banco para convertirlo en una organización innovadora, tal que si lo haces, todas las otras medidas que buscan lo mismo se vuelven más fáciles o irrelevantes…

¿Sería de tu interés?

Existe una variable común a las organizaciones más innovadoras del mundo, a las que todos admiramos pero que típicamente fallamos en imitar…

Esas organizaciones han aprendido a que la única forma de asegurar la continuidad de la innovación es otorgando libertad a las personas que la componen.

Suena sencillo, sin embargo es un poco más sofisticado de lo que pudiese parecer a primera vista.

Esa libertad, está sujeta a restricciones.

Esas restricciones buscan tanto encauzar la innovación hacia las soluciones que le interesan a la organización, como a controlar los potenciales riesgos derivados de la misma.

Típicamente, las empresas capaces de instaurar esta filosofía con éxito, utilizan 4 tipos de restricciones:

1.) Restricciones de presupuesto: cuánto es lo máximo que una persona puede invertir en una iniciativa sin tener que pedir aprobación de su jefe, pasar por directorio, etc.

2.) Restricciones de tiempo: cuánto tiempo es el máximo que puede dedicar una persona dentro de su horario laboral a probar una iniciativa para validarla antes de presentarla (en Google es un 20%, en el sector financiero normalmente es 0%).

3.) Restricciones de foco: sobre qué aspectos del negocio existe libertad para buscar y probar iniciativas de innovación.

4.) Restricciones a la exposición: esto guarda relación con quiénes pueden enterarse de una iniciativa de innovación que se está probando y aún no ha sido aprobada (Google y Facebook tienen una comunidad de beta-testers entre sus usuarios, algunos bancos, por ejemplo, permiten sólo probar con colaboradores internos).

El objetivo de estas “restricciones” es generar un marco dentro del cual los miembros de la organización son libres para buscar y probar distintas iniciativas de innovación sin ser juzgados.

Además, les permite a las personas reunir una suficiente cantidad de datos antes presentarlos a sus superiores, con lo cual en primera instancia se pre-filtran los proyectos que no funcionan y en segunda instancia, se empodera al sponsor de un proyecto con las respuestas necesarias para atender las inquietudes del directorio o quienes deban finalmente aprobar la implementación a gran escala.

En un banco trabajan típicamente entre 500 y 5.000 personas. Imagina por un momento convertirlos a todos en agentes de la innovación.

El progreso que se puede alcanzar es incalculable. Como ocurre con las organizaciones que he utilizado de ejemplo.

Prescindir de un sistema de estas características representa una traba a la innovación.

Si una persona en la organización tiene o recibe una iniciativa que la motiva, debe defenderla en múltiples reuniones con sus superiores sin contar con argumentos concretos para hacerlo más que sus propias ideas.

Es por esto que 9 de cada 10 personas decide ahorrarse la burocracia y dejar pasar la oportunidad.

En esta séptima edición de nuestra revista, quise aprovechar este espacio para extenderte una invitación:

Implementa un cambio en tu organización que tenga un impacto transversal, promoviendo y facilitando que todos aporten al progreso de la misma.

Artículo publicado originalmente en la revista FinTech en Español Séptima Edición, para descargarla haz click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *