Blockchain e innovación en los servicios bancarios

Los bancos tendrán que apostar a la innovación no solo desde el punto de vista de la tecnología sino también teniendo que adaptar o recrear la manera en la que brindan sus servicios y tal vez, incluso, redefinir sus operaciones y crear nuevas opciones con el fin de integrarse naturalmente a estos sistemas sin sacrificar la seguridad a la que se deben comprometer. Este desafío consistirá no solo será enmascarar sus servicios en nuevas soluciones de tecnología sino evolucionarlos hacia formas que puedan competir con las alternativas que el desarrollo tecnológico está imponiendo.

Carlos Salvatores Fundador de TakeApps

La tecnología de Blockchain se ha instalado como la base actual de la innovación dentro de la industria tecnológico-financiera. Sin embargo, contagiar ese impulso innovador dentro del ecosistema de servicios bancarios requiere entender su naturaleza.

Los bancos saben que como empresas deben competir con sus pares por mantener y acrecentar su clientela. También saben que la transformación digital es parte de una batalla actual dentro de esa competencia y el interés por incorporar tecnologías que sumen valor a sus servicios es muy tentador. A su vez, Blockchain nace del interés de evitar el sistema tradicional de transacciones económicas centralizadas y auditadas por determinadas autoridades específicas, rol tradicional de estas entidades.

Aun así, esto no significa que Blockchain no tenga lugar en el mundo de los servicios financieros o, en particular, de los servicios bancarios. Por el contrario, son estos quienes parecen llevar la delantera en lo que respecta a las iniciativas de desarrollo basadas en esta tecnología. Esto responde a que el espectro de sus servicios es mucho más amplio que la administración de las cuentas y los bancos intercambian información con un universo de otras empresas e industrias como parte de muchos de sus servicios. Ejemplos de estas son la logística, los seguros, sistemas de pagos internacionales o distribuidos, trazabilidad de activos, información distribuida. Para todos estos ejemplos, existen ya proyectos de soluciones basadas en Blockchain. 

Es en la optimización de este intercambio de información, una de las áreas donde Blockchain puede hacer una diferencia. Si bien estos modelos en general fueron concebidos para operar con información centralizada (basado en el criterio de única autoridad), incrementar la agilidad y la seguridad en los procesos de intercambio (sin mencionar las posibilidades de automatización aportadas por características como los contratos inteligentes) supone de por sí una mejora que redundará en menores costos operativos. Pero no solo se trata de la reducción de las fricciones de mercado (el número de intermediarios, la velocidad en las operaciones y los costos asociados) sino de, además, elevar el nivel de seguridad existente. El uso de un repositorio de datos distribuido y la tecnología diseñada para su validación brinda una mayor confiabilidad sobre la información registrada y disminuye las posibilidades de información faltante.

Otra área en la que Blockchain es capaz de aportar beneficios es a través de la renovación misma de los servicios existentes o en la generación de nuevas oportunidades. Son varias las alternativas a los servicios financieros tradicionales que a través de la innovación tecnológica se han comenzado a explorar. Sin embargo, esto no significa que los bancos no puedan aprender, y tal vez incluso, incorporarlas. 

A nivel global, existe una gran masa de población que por distintos motivos opera desde la economía informal. Entre otros factores, estos grupos ven en las nuevas tecnologías la oportunidad de operar con menores costos y requisitos. Acercar soluciones que integren los sistemas de transacciones descentralizados con los servicios tradicionales permitirá a los bancos llegar a aquellos grupos todavía marginales.

La posibilidad de contar con un repositorio compartido que mantenga el historial de operaciones de un individuo permitirá también en estos casos, brindar información más precisa a los sistemas de evaluación crediticia para incorporar a aquellos que no cuenten con un historial previo o que mantengan la mayor parte del volumen de sus operaciones fuera del circuito formal.

La innovación tecnológica genera también nuevos mercados que se apoyan en distintos circuitos comerciales en los cuales los bancos no son necesariamente considerados como la única alternativa. Con la aparición de las criptomonedas, la extensa gama de servicios brindados a través de la Internet of Things explorarán la posibilidad de no depender de flujos transaccionales hasta hoy tradicionales. Incluso Facebook ha anunciado muy recientemente la creación de una división interna con el fin de estudiar el uso de las criptomonedas.  Frente a esto los bancos deberán encontrar la manera de mostrarse convenientes y capaces de integrarse a las tecnologías emergentes.

Artículo publicado originalmente en la revista FinTech en Español Décimo Tercera Edición, para descargarla haz click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *